Época Contemporánea y Actual

  • Época contemporánea 1
  • Época contemporánea 2

En esta etapa se viven diversas coyunturas políticas cuyo conocimiento nos descubrirá las claves de nuestra historia más reciente: La Guerra de la Independencia, la época de Fernando VII, el período Isabelino, el Sexenio Revolucionario, la Restauración, la Dictadura de Primo de Rivera, la II República y la Guerra Civil, la Dictadura de Franco y la etapa actual.

Como líneas maestras del período podemos subrayar las siguientes: durante el siglo XIX se produce el afianzamiento del régimen liberal en nuestro país. Ello trae como consecuencia una centuria muy convulsa en la que destacamos los siguientes rasgos, a modo de grandes trazos, para nuestra localidad: el asentamiento de un nuevo tipo de organización político administrativa con un Ayuntamiento que sustituye a los cabildos del antiguo régimen y con una red de formaciones políticas que irán evolucionando a lo largo de todo el siglo siguiendo las directrices nacidas en la Corte y en la que se verificarán los antagonismos entre liberales y absolutistas, moderados y progresistas, monárquicos y republicanos o liberales y conservadores; la redistribución de las propiedades agrarias, gracias a las sucesivas desamortizaciones del XIX; el nacimiento de nuevas “élites” locales, como consecuencia de esas desamortizaciones y el inicio de las primeras reivindicaciones obreras, con Antonio Chacón, que incorpora a nuestro pueblo a la AIT. En lo demográfico, Aguilar pasa de los algo más de 8000 habitantes a comienzos del XIX a los 13000 de 1900.

En este siglo destacan figuras como: José María Olivares, Antonio Toro Valdelomar, José Marcelo García de Leaniz, Jerónimo Palma y Reyes o la del beato Nicolás Alberca y Torres.

El siglo XX que en lo político se inicia con el aletargado ritmo de la Restauración podría ser definido en virtud de las siguientes claves: la búsqueda y definitivo afianzamiento de un sistema democrático: esbozado durante la Restauración, truncado en la dictadura de Primo de Rivera, completado durante la II República, aniquilado durante el franquismo (tras una cruenta guerra civil que sembró el dolor en muchos hogares aguilarenses) y reencontrado en la época actual; la atonía económica explícita en la escasa industrialización, en el surgimiento de continuos conflictos de clase, en el primer tercio del siglo, en la sangría de la emigración, sobre todo en los sesenta y en la dependencia, sempiterna, del sector primario. En lo demográfico, Aguilar de la Frontera acaba el siglo con la misma población que lo comenzó: en torno a los 13000 habitantes.

Nombres señalados de esta centuria son los de los políticos Ricardo Aparicio y Aparicio, José Estrada y Estrada (único aguilarense que ha alcanzado la dignidad ministerial), Miguel Cosano Moriana, el farmacéutico Diego Pérez Giménez o el del poeta Vicente Núñez Casado.

En lo urbanístico, el XX es un siglo de grandes transformaciones: se completa la urbanización del paseo de las Coronadas, se edifican las barriadas de San Vicente (2ª década del siglo), los Pisos (años 60) y Cerro Crespo (años 80); se transforman los modos constructivos; se crean la red de alumbrando y alcantarillado, etc.